MÉXICO, D.F. (apro).- La economía no sale de la fase recesiva en la que se encuentra desde hace año y medio, según indicadores difundidos este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

 

Al dar a conocer los resultados del Sistema de Indicadores Cíclicos, el instituto refiere que el Indicador Coincidente –que refleja el estado general de la economía– se ubicó en febrero por debajo de su tendencia de largo plazo al registrar un valor de 99.7 puntos, que son 0.04 puntos menos que en enero.

 

En tanto, el Indicador Adelantado –que busca señalar anticipadamente la trayectoria de la economía– también se ubicó en el mismo mes por debajo de su tendencia de largo plazo: alcanzó los 99.9 puntos, con una disminución de 0.05 puntos respecto de enero.

 

Los datos preliminares del Indicador Adelantado para marzo lo ubican igualmente por debajo de su tendencia de largo plazo, al registrar un valor de 99.8 puntos, con una disminución de 0.04 puntos.

 

Así, el Indicador Coincidente revela que la economía nacional continuó en recesión durante febrero, mientras que el Indicador Adelantado señala que probablemente en marzo siguió en ese estado.

 

El Indicador Coincidente, de acuerdo con el INEGI, refleja el comportamiento desfavorable de varios componentes cíclicos que componen el indicador, como el índice de ventas netas al por menor en los establecimientos comerciales y del número de asegurados permanentes en el IMSS, los cuales “se ubicaron en su fase recesiva”.

 

Otros componentes del indicador tuvieron un comportamiento mixto. La tasa de desocupación urbana se mostró en fase de desaceleración; el indicador de la actividad económica mensual se movió entre su fase de recesión y de recuperación. En cambio, el indicador de la actividad industrial y las importaciones totales “se situaron en su fase de recuperación”.

 

De acuerdo con el INEGI, los datos a marzo del Indicador Adelantado son consecuencia del desempeño negativo del Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores y el de la Tendencia del Empleo en las Manufacturas, “que se posicionaron en su fase recesiva.

 

También, porque la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio y el Tipo de Cambio Real se ubicaron “en su fase de desaceleración”.

 

Por su parte, también dentro del Indicador Adelantado, el Índice Standard & Poor’s (índice bursátil estadunidense) se mostró en su fase de expansión y desaceleración.

 

Y finalmente, las Exportaciones No Petroleras se ubicaron en su fase de recesión y de recuperación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *