Reino Unido.- Cuando Maisha Najeeb tenía 10 años de edad en 2010, médicos del Hospital Great Ormond Street la intervinieron quirúrgicamente para atender un problema con su flujo sanguíneo. 

 

El procedimiento incluyó una embolización para disminuir el flujo sanguíneo en el cerebro inyectando un pegamento especial. 

 

Antes de inyectar dicho pegamento se debe introducir un “líquido de contraste” para controlar el flujo; lamentablemente los médicos confundieron las jeringas y utilizaron primero la del pegamento. Como resultado, el pegamento fue inyectado directamente en la artería cerebral de Maisha. 

 

Edwina Rawson, abogada de la niña, alega negligencia médica que provocó en su cliente deterioro permanente en la función cerebral.

 

Tristemente, Maisha ahora con 13 años de edad, permanece en una silla de ruedas y ha perdido la mayoría de sus capacidades físicas y mentales. 

 

Finalmente, el Tribunal Supremo de Londres sentenció que el hospital pagará una indemnización equivalente a más de 61 millones de pesos mexicanos; pero además, pagarán anualmente a la niña 8 mil pesos (unos 460 euros) hasta que cumpla 19 años de edad, y luego 9 mil pesos (500 euros) hasta que muera. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *